sábado, 8 de diciembre de 2012

Un poema dedicado a mi madre; ayer cumplió dos meses de muerta.

Mi mamá hace algunos años en casa de mi hermano Sergio;
disfrutando del cumpleaños de su nieta Ana Sofía



PÁJAROS


A Monchi Gámez (1940-2012);
mi madre                                                                               



Ahora tendré que ser, madre
el pájaro que habitará el árbol de la tristeza del mundo

Volaré hasta él
Luna sin luz
Ojo sin ojo

Porque así es el mundo:

Árbol sin camino atiborrado de pájaros


Me atendré a los hechos
A la penitencia
Al conjuro

Debo pagar mis culpas y también las tuyas, madre:

Un manto dorado de niñas sin refugio
Un sol sin tempestad
Una tardanza de vuelos


Mamá, papá y yo:
¡Los tres siempre juntos!

Pero ahora él también tomará su rumbo
y yo me quedaré en el duelo del vuelo sin tardanza

de tener que convertirme en pájaro


Pero madre, mira,
ahora río
y ya no tengo miedo a los demonios de la noche

Aunque te hayas ido
duermes conmigo y me acoges con tus brazos de estrella

Poco a poco
Lerdo nace un pájaro

Pero  yo ya tenía otro dolor antes de tu partida
Un dolor blanco y puro

Un dolor jamás igual a aquellos otros dolores
tan manchados

en la podredumbre del odio
de las rosas enfermas
que me llagaban el alma


Sí, madre
Ahora y desde antes de tu partida
padezco una tristeza

Como una punzada blanca
Como un dolor de rosas blancas
que se marchitan

¡Qué extraño dolor, madre!

Y no sé cómo pararlo

Veo cabizbaja el suelo, la tierra y el camino:

La ida desventurada de tener que convertirme en pájaro

¡Pájaro!

No más araña
Ni iguana
Ni garrapata de amor

Porque ahora las garrapatas me comerán el corazón
como a los despojos de una oruga

La oruga se irá al centro de la Tierra
Porque yo ya no tendré toda la oreja de la fauna del mundo
Ni las cosquillas de la mariposa:

Ahora sólo seré un pájaro


Claudia Isabel Quiñónez
7 de diciembre del 2012
Culiacán, Sinaloa

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer un comentario