viernes, 11 de febrero de 2011

OTRO POEMA NUEVO. DE FEBRERO (2011)

DAÑO

A Sergio y a Juanje

Yo no puedo decir, querido mío
Que tu mente se rompió como una pompa de jabón
Fui testigo de los acontecimientos
De lo mal que funcionaba el pulmón de esa casa

Sé bien que cada inquilino contribuyó con un pedacito
a la menguada salud de tus últimos años

Tú sentías un enorme orgullo al verlos
Siempre que te dabas el gusto de mirarlos
De tus hijos dijiste:
“Son hermosos y buenos”
Pero construiste para ellos, un mundo lleno de contradicciones

El problema con los chicos; una especie de herrumbre
De raíz, de sal morada

La cosa no era para menos:
El mundo no era tal cual como tú lo habías informado
La verdad, querido,
es que al arco iris es difícil tomarlo con la mano

Los chicos (algunos más) se quebraron
La casa se torció en la arena de los hechos

Si reían; si lloraban: si lloraban

Todo estaba mal
Nada (por ejemplo el mundo) tenía buenos cimientos en esa casa

Entonces tú hiciste lo imposible:
Caminar sobre un mar de cuerdas:
Salvarlos
Y tu mente se precipitó:

Quebranto de escarcha


Fuiste un hombre grande
Lo sabemos todos
Tan grande que el orbe fue pequeño para ti

La verdad debiera
Pero la verdad es


Fabricaste un paraguas de arco iris
Un techo de sol
Un amparo para remendar la luz frágil:
En tus últimos años

Mar de cuerdas


Pero tu hogar
¡Tu mente, querido mío!
¡Padre!
Se quebró

Y sí, yo fui testigo de los acontecimientos

Claudia Isabel Quiñónez
11 de febrero del 2011
Culiacán, Sinaloa

3 comentarios:

  1. Muy distinto a la línea que venías trazando en tus poemas anteriores.
    Me gusta.

    ResponderEliminar

Puedes hacer un comentario