martes, 23 de mayo de 2017

Como poeta cada vez me doy más cuenta que este es el poema de mi vida. Lo escribí hace años, pero como artista o escritora me siento igual.






LA RES


Cada quien en su manada, res

Como carne sin rastro

¿Y tú, abigeato de fantasmas

alguien oye tus mugidos?

No te escuchan

Porque no perteneces al sonido

Al sonido de las cercas

Tú no tienes dueño

Ellos pronto colgarán sus cuerpos

Si acaso dejarán vacío

Del que tú escribirás fragmentada

Para impedir el fragmento de los rastros:

De los rastros de las voces del futuro



Claudia Isabel Quiñónez

Culiacán, Sinaloa


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes hacer un comentario